miércoles, 17 de octubre de 2018

Reducir las grasas, ¿es siempre bueno?


Escuchamos decir constantemente que necesitamos reducir la ingesta de grasa en nuestra dieta, todo con el fin de tener una mejor salud cardiovascular, solo que estudios demostraron que una dieta que tiene alta cantidad de grasa vegetal, resulta mas cardiosaludable, que una baja en todo tipo de grasas


Uno de los estudios, es el de la Prevención con dieta mediterránea “Predimed por sus siglas” que se elaboró durante varios años, para ser preciso del 2003 al 2011, con el fin de evaluar, el tipo de dieta mediterránea para diabéticos, en la prevención de síntomas cardiovasculares, este estudio demostró que una dieta estilo mediterránea que esta enriquecida con aceite de oliva extra virgen y en conjunto con frutos secos, nos reduce hasta en un 30% el riesgo de contraer infartos al miocardio y muertes por causas cardiovasculares.

Tipos de dietas mediterráneas


En el estudio antes mencionado, se conoció que fueron 7,447 las personas que participaron y que todas ellas tenían riesgo vascular, a esas personas que participaron, las dividieron en tres grupos.

• Dieta mediterránea que contenía aceite de oliva extra virgen
• Dieta mediterránea con frutos secos ( avellanas, nueces, almendras)
• Dieta baja en todo tipo de grasa (Vegetal y animal)

Los estudios en los participantes, tuvieron el seguimiento de un dietista, en conjunto con sesiones educativas, del tipo de dieta que tenían, en los cuales les proporcionaban menús, listas de recetas que se adaptaban a el grupo que pertenecían.

Al pasar cinco años, de controlar, en el estudio, se pudo comprobar que los que participaban, en las primeras dos dietas, del tipo de dieta mediterránea, presentaban una menor frecuencia a sufrir infartos, accidentes cardiovasculares e incluso estar en peligro de muerte por causa cardiovascular que las de la dieta baja en todo tipo de grasas por usar los zapatos en su casa.

¿Qué incluye la dieta mediterránea?


Quedo demostrado que una comida saludable, como la dieta mediterránea en la que incluyen frutos secos y aceite de oliva extra virgen, puede ser más benéfica que una en donde excluyen todo tipo de grasas como lo puede ser la animal y la vegetal, ahora depende de nosotros el defender los efectos secundarios de la metformina, nuestra posición y adoptar este tipo de dietas ricas en frutos secos y en el aceite de oliva o seguir las tendencias que algunas personas recomiendan sin tener una base demostrable para eliminar las grasas de nuestra ingesta diaria.

Al final, el comensal es el que tiene la última palabra, en si adopta este tipo de dietas, y así evitar riesgos cardiovasculares o seguimos como estamos.