sábado, 22 de septiembre de 2018

Sonrisa segura: cuida tus dientes


Uno de los detalles que debemos cuidar de la apariencia, son los dientes, para toda persona es ineludible la salud dental.

En ella hacemos referencia a todos los aspectos que ayudan al funcionamiento de nuestra boca, especialmente de los dientes y encías.

Además de permitirnos comer, hablar y sonreír libremente, los dientes y las encías deben carecer de infecciones que puedan causar caries, inflamación, mal aliento y en un caso extremo, el absceso dental.

Por eso resulta realmente importante, visitar al odontólogo de manera periódica.

Absceso dental

Las caries traen muchos problemas bucales, el exceso de azúcar es el culpable de la aparición de está.
Es muy importante que tengas ciertos cuidados para prevenirlas y, en caso de que ya hayan aparecido en tus piezas dentales, debes acudir a un profesional para que las traten.

Nunca pases por alto un dolor de muela o dientes, si este ya se encuentra picado, ya que si las caries avanzan sin ser tratadas, se genera una infección y un absceso dental.

Un absceso dental, no es más que una acumulación d flujos, resultante de una infección bacteriana en el centro del diente, la cual puede originarse por complicación de una caries, un trauma al diente, o si se rompe o recibe un golpe.

Esta infección puede propagarse desde la raíz del diente hasta los huesos que lo sostienen, ocasionando una acumulación de tejido muerto, bacterias vivas y muertas e inflamación de los tejidos internos de la pieza dental.

Síntomas

El principal indicativo de un absceso dental, es el dolor de muela, intenso y continuo, que podemos llegar a describir como agudo o punzante.

Si sumado a esto, sientes un sabor amargo en la boca, tienes mal aliento, malestar, fiebre, dolor al ingerir alimentos y masticar, sensibilidad tanto al calor como al frío, debes ir sin duda a tu odontólogo de confianza.

Para cuidar tus dientes

Además de practicar a diario la higiene dental correcta y adecuada, incluyendo el enjuague bucal, mas el cepillado tres veces al día, y el paso del hilo dental entre los dientes dos veces al día.

Un nuevo estudio sugiere que los dientes podrían beneficiarse con el consumo moderado de vino tinto, ya que los polifenoles ( antioxidantes naturales que contiene el vino tinto), bloquean la acción del streptococus mutans, el cual participa en la formación de las caries.

Normalmente, el streptococus mutans descompone el azúcar que ingerimos y lo convierte en unas moléculas pegajosas (glucanos).

Estas moléculas además de permitir que las bacterias se adhieran a la superficie de los dientes, propicia la formación de caries.

Los polifenoles bloquean la producción de glucanos, impidiendo así, que las bacterias se adhieran a los dientes y los dañen.